Asesináto en la bibliotéca

A los asesínos se les puéde capturár o pescár.

El gríto resonó de úna manéra exageráda en la bibliotéca. Normálmente en élla nádie hábla fuérte, así es que ése alarído de horrór acalló complétamente cualquiér ótro sonído en las várias dependéncias.

Tódas las mirádas y pásos se dirigían hácia el sítio de donde tal laménto de terrór se producía.

¡Los servícios en la plánta bája!

¡Hay un muérto, hay un muérto, lo han asesinádo! Gritába úna desdicháda.

Descargár aquí

El biógrafo del Diáblo

Núnca pensé que un mensáje representáse pára mí un tal cámbio de vída y pára la humanidád, úna visión tan diferénte de sus creéncias.

Por ser úna persóna catalogáda en el ámbito profesionál como úno de los mejóres biógrafos y traductóres del múndo, el Diáblo me envió un Mensáje de Memória.

 

 Sr. Dúran:

 Le rogaría me informáse si puéde estár interesádo en trabajár pára mí. Si es así, desearía hablár con ustéd y explicárle personálmente mi proposición.

 Si me confírma (por éste mísmo médio) su interés por la entrevísta, pasaría a visitárlo lo ántes posíble ya que quisiéra comenzár un proyécto de inmediáto, el cual llévo múcho tiémpo meditándo y planeándo.

 Salúdos.

El Diáblo

* * *

Puéde descargárlo aquí

http://www.evilfoto.eu/pagina_cuentos/cuentos_97.htm

http://www.evilfoto.eu/pagina_cuentos/1355_el_biografo_del_diablo.pdf

 

Una + 2

Rápido, tóma la fóto, que el sol se muéve y la bailarína se cánsa

*

No sé qué pregúnta le híce o cómo la híce, y que ni remótamente éra sóbre su vída personál, péro él, así la entendió o así quíso interpretárla.

Nos díjo que no éra un secréto y que prefería que lo supiésemos por él, y no por tercéros: Compartía úna mujér con ótro hómbre.

Pára aclarár su comentário póco cláro, le pregunté, si lo que quería decír éra que, tenía úna amánte que estába casáda o con paréja…

—No, no, un «amígo» y yo díjo él, «tenémos» a la mísma mujér, úna semána está con él y úna semána conmígo.

Descargár aquí

 

América Vírgen, la epopéya americána

Después de dos áños de revisiónes, mejóras, añadídos y algúna cósa retiráda. Os presénto úna versión muy mejoráda de ésta epopéya americána.

Ésta novéla es el reláto de la epopéya de los priméros pobladóres de América, los que atravesándo el estrécho de Béring, llegáron a éste continénte.

Como tódas las epopéyas, ésta tiéne, lárgos viájes, la participación de dióses, de los eleméntos y de animáles mitológicos. Y por supuésto el eleménto humáno y úna história de amór.

La puéde descargár en formáto PDF, epub y MOBI

Descargár aquí

De América no se sále

Señór:

Se han detectádo dos bótes acercándose a la línea límite. Hémos realizádo los procedimiéntos de adverténcia habituáles pára que no continuásen, péro síguen su márcha.

   —¿Hay pruébas de que se han enterádo de los avísos?

   —Sí Señór, tres véces han parádo únos minútos pára leér y escuchár los avísos péro han continuádo. Estámos esperándo sus órdenes.

—Bién, en un instánte estaré en la sála de mándos.

* * *

Descargár aquí

Autobiografía del primér Diós americáno reálmente autóctono

Me cuéntan mis adorábles fiéles y mis fíles adoradóres, que ántes de yo nacér…

…los priméros pobladóres que se adentráron en América, que descubriéron éste enórme continénte, béllo y deshabitádo, y a quienes se les había encargádo úna lárga peregrinación: recorrér tódo el continénte pára conocérlo y amárlo péro con la obligación de conservár su unidád e igualdád, tódo ésto a cámbio de ser duéños de tódas ésas tiérras hásta el finál de los tiémpos, prónto viéron que la misión no íba a ser tan fácil como habían pensádo.

Descargár aquí

http://www.evilfoto.eu/pagina_cuentos\1302_el_primer_dios_en_america.pdf

 

La vengánza

Un día, mi pádre descubrió que un árbol frutál que tenía plantádo en el huérto de su cása, le dába frútos de mayór tamáño y dulzúra que árboles similáres.

Se sorprendió al ver que además de ésta característica, coincidía con que la piél y cárne del frúto cáda áño se íba haciéndo más trasparénte como si de «úna frúta de vídrio o cristál» se tratáse. Tódo éra cristalíno, sálvo el céntro de la frúta, sus semíllas que seguían conservándo su colór négro oscúro le dában un encánto especial.

La vengánza con buéna frúta, sábe mejór, se sírva fría o caliénte.

Descargár aquí.

 

El hómbre sin sómbra

El hómbre sin sómbra

 Perdóne, no sé si se ha dádo cuénta, péro ustéd no tiéne… cómo lo diría, sómbra.

Al fin me han descubiérto, qué póco observadóras son las persónas, lo que han tardádo en vérlo. La verdád es que a pesár de intentár ocultárlo, cáda vez he sído más descuidádo.

He dejádo de tomár precauciónes y tánto va el cántaro a la fuénte que al finál se rómpe.

Descargár aquí

El carnicéro

Mi_Nombre_2019_08_22_IMG_7286_1600

El carnicéro

 Háce tiémpo me preguntáste, ¿cómo deseába ser enterráda:

en el cementério, incineráda o en ése precióso montículo cérca de cása?

Mi muérte se aproxíma ya lo sé, y lo téngo tódo planeádo. Acércate, escúcha y obedéce.

¿Sabéis que por fin éste puéblo tan pequéño, va a tenér úna carnicería? Ya no tendrémos que desplazárnos a Altaparríllo de Arríba pára comprár cárne, qué alegría. Pasábamos por delánte de ése locál hásta ahóra vacío que hay en la pláza y preguntámos a los que allí estában trabajándo. Nos lo confirmó el própio carnicéro que en ése moménto se encontába allí, qué simpático y jóven es.

* * *

Descargár aquí

El visionádo de huévos o «El império de las hormígas»:

El visionádo de huévos  o «El império de las hormígas»:

Ciéncia Ficción:

Es curióso que únos animáles que son muy sociábles, colaboratívos, muy inteligéntes y apareciéron múchos millónes de áños ántes que los humános, no lográran incrementár ése nivél de inteligéncia y así dominár el múndo.

Se explíca aquí, cómo al final, sí que lógran desplazár al hómbre y se apodéran de éste múndo.

La explicación proviniéndo de las mísmas hormígas y a nuéstro mísmo nível, puéde ser interesánte.

Descargár aquí