El Hormiguéro

Descargár aquí PDF

Descargár aquí en ePUB o MOBI

Núnca pensé que después de un inviérno tan dúro, a la primavéra siguiénte me volvería a encontrár en ése sítio a la vez tan ráro y deseádo.

 Al finál del veráno estába paseándo por el jardín de cása. El hormiguéro de tódos los áños se encontrába en su apogéo. Éra un minúsculo agujéro, rodeádo de un pequéño volcán o montículo de tiérra, que éstos inséctos habían construído con lo excabádo de las galerías y de la comída desecháda.

  La lárga fíla índia de hormígas que entrában y salían del hóyo se perdía más allá de mi propiedád.

   Me eché al suélo pára podér observárlas mejór. La colúmna, a véces la formában úna o dos de éstas fílas, en ámbas direcciónes, dependiéndo de la dificultád del terréno.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s