La híja del Rey

Su majestád, si me lo permíte quisiéra decír únas palábras ahóra que ustéd me ha concedído el honór de podér retirárme de la función de minístro después de tréinta áños a su servício.

—Le escuchámos buén amígo.

—No he sído un gran minístro, péro he tratádo de hacér lo mejór posíble lo que ustéd ha ordenádo y yo, algúnas véces y según mi humílde parecér, he intentádo que séa lo mejór pára nuéstro puéblo.

Descargár aquí

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s