La confesión

La confesión

¿Me permíte hablárle un moménto?

   La que se dirigía a mí éra úna mujér muy jóven, tal vez menór de edád, que como éra muy guápa, y considerándo que yo soy féo y póco interesánte, pués supúse que venía al bar en donde yo estába a vendér sus servícios y no por ligár.

       Yo, ya ántes de que élla comenzára a hablár, estába pensándo, en realidád repasándo, los ciéntos de manéras que téngo pára decír que no.

       Descárgelo aquí en formáto PDF, ePUB, MOBI


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s