La cása sin salída (con ócho puértas)

Recibí úna llamáda de un hómbre pidiéndo auxílio, el Sr. Ibár, diciéndo que no podía salír de su cása; que en realidád no había podído salír de élla en los últimos cínco áños.

 Al entendér que no éra que estuviése mal físicamente ya que éra sólo un probléma mentál o de soledád, le prometí visitárlo, lo cual, le llenó tánto de alegría que créo que con sólo éso ya se había curádo.

Descargár aquí


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s