Obsesión

 Nos invitó Álex (a únos buénos amígos y a mí), a úna comída muy especiál, llegué un póco tárde. Cuando entré en el restauránte la vi, estába al ládo de mi amígo, qué belléza, qué cláse.

Al instánte me enamoré de élla. Olvidé tódos mis princípios, hásta el de respetár úna lárga amistád, me olvidé de la elegáncia, cortesía y buénas manéras y diréctamente me senté frénte a élla. No me gústan los perfúmes, péro el súyo me embriagó.

Descargár história compléta aquí


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s