Oscúro, el planéta sin luz.

Hay un planéta metálico que tiéne la increíble propiedád de no tenér luz. No, no tiéne náda que ver con los agujéros négros, ni es a cáusa de úna eleváda gravedád ya que su tamáño no es muy gránde.

Es un planéta bastánte normál, sálvo que es tódo úna piéza de un mísmo metál. En realidád es de un típo de aleación férrea muy buscáda y necesitáda en el univérso, el Mitón.

http://www.evilfoto.eu/pagina_cuentos/cuentos_34.htm

http://www.evilfoto.eu/pagina_cuentos/1202_el_planeta_sin_luz.pdf

Relátos publicádos en revístas

Aquí está el listádo que divérsas publicaciónes han hécho de mis relátos.

Póngo el enláce a lo publicádo en ésas editoriáles, blog o concúrso, y el originál mío. El motívo de ponér el originál, es que no siémpre serán exáctamente iguál, ya que las editoriáles tiénden a retirár o ponér ótras fótos o imágenes de los relátos enviádos. O a véces los han traducído.

También puéde habér pequéñas diferéncias debído a que después de que son publicádos, yo sígo corrigiéndo, ampliándo o mejorándo ésos relátos.

Ótra diferéncia importánte y hásta simpática, es que a pesár de enviárles los téxtos «Tildádos», algúnos de éllos lo «des-tíldan» y lo publícan de acuérdo a la Académia de la Léngua.

http://www.evilfoto.eu/pagina_cuentos/1417_relatos_publicados.pdf

http://www.evilfoto.eu/pagina_cuentos/cuentos_n03b.htm

La féria de la división

El recínto de la féria ocupába tóda la ísla que hay en médio del río Siúi al sur de la ciudád, y que se unía a élla por dos preciósos puéntes.

La idéa había sído, intentár rememorár tódo lo que la Humanidád había mejorádo en los últimos síglos en el cámpo de los deréchos humános. Pára éllo se decidió albergár la representación de tódo lo negatívo que se había sufrído en el pasádo y aún en el presénte, que por fortúna y en generál se había eliminádo o mejorádo.

Pára éllo, acordáron partír la ísla en dos segméntos representándo al éste y al oéste, el nórte y el sur, el bién y el mal, los rícos y los póbres. La división sería úna lárga, tétrica y peligrósa alambráda de púas vigiláda por guárdias con pérros que separában las dos mitádes de la ísla.

http://www.evilfoto.eu/pagina_cuentos/1116_la_feria_de_la_di_tildado.pdf

El violinísta del tiémpo

Lo que más acérca

la música al puéblo,

es subír el volúmen

Désde mi niñéz siémpre imaginé que podría tocár múchos instruméntos, hacérlo con cualquiér música, lugár, tiémpo o situación y por supuésto, de maravílla. Me imaginába haciéndo viájes al pasádo, en donde podía a tocár en preséncia de grándes personájes: pápas, emperadóres, auditoriós o cuando quisiéra.

http://www.evilfoto.eu/pagina_cuentos/1182_el_violinista_del_tiempo.pdf

Ya tenémos los ganadóres del «Concúrso Tildár»

—Primér premio de 1000 éuros:

 al Sr. Valentín García Valledor. Céuta (Espáña).

http://valendos.blogspot.com

Por su óbra «Mestizáje».

http://www.evilfoto.eu/pagina_cuentos/concurso_tildar/012_mestizaje.pdf

El autór, profesór de institúto, es ganadór de vários prémios literários Internacionáles y nacionáles táles como:

· 1º Premio del Concurso mundial de Ecopoesía de ‘Poetas Univa’, Perú (2021)

· Mención de honor en Premio internacional ‘Identidad de los pueblos’, Argentina (2020)

—Segúndo prémio de 400 éuros:

Al Sr. Giacomo Bandinelli Mané, Floréncia (Itália)

gbandinellimane@gmail.com

Por su óbra:

Sóbre un fóndo márino de hójas sécas.

http://www.evilfoto.eu/pagina_cuentos/concurso_tildar/001_sobre_un_fondo_marino_de_hojas_secas.pdf

Ha hécho estúdios de História en la Universidád de Barcelóna

Interesádo en Literatúra, ha escríto un líbro de Ciéncia Ficción, es amánte de la música clásica y jazz etc.

Felicitámos a los ganadóres y les invitámos a participár en el próximo concúrso. 

«Concúrso Tildár»

Óro

La importáncia de úna pípa de fumár pára ótros planétas

Siémpre me gustó el Señór Mína —Apellído muy acórde con su profesión—. Úna vez lo túve como profesór en un cúrso sóbre «La história de los recúrsos mineráles en la Tiérra». Ésta chárla, prónto derivó más en histórias sóbre «sus» mineráles, que en un estúdio sério sóbre minería o economía. Péro lo pasábamos bién.

Como núnca más lo volviéron a invitár a dar cláses o cúrsos en nuéstra universidád, se dedicó a charlár sóbre lo que más sabía. Los metáles, en especiál sóbre el óro y sus aventúras personáles.

Descargár reláto aquí

El guardián de las lénguas

¿Deséa ésta vasíja?

Miré al hómbre que me hablába.

El recipiénte que sujetába éra un objéto oscúro, con ciéntos, quizás míles de pequeñísimos lagártos o salamándras pegádos a él, péro con cólas, miémbros y pátas formándo un entórno de púas alrededór del objéto. ¡No súpe qué decír!

Sonrió y repitió la pregúnta como pára dárme tiémpo, ¿deséa la vasíja?

Es única, un tesóro, si la quiére se la doy, se la regálo.

Créo que díje álgo así como…

—Por lo ménos es ustéd originál, cási siémpre los que quiéren vendér álgo, van más al gráno, o asegúran que es úna antigüedád robáda y que la puéden comprár por cási náda.

Descargár_reláto_aquí

http://www.evilfoto.eu/pagina_cuentos/cuentos_07b.htm

Miédo a lo extráño

Hémos dejádo de visitár planétas y presentárnos amigáblemente en son de paz.

Por muy bién que les hayámos ayudádo a mejorár, y demostrádo que no tenémos ningúna intención agresíva, después de que nos hémos ído, al ver que exísten extraterréstres, se gástan tódo su presupuésto en mejorár y aumentár su armaménto… por si volvémos. Es increíble.

Así, el resultádo de nuéstra amáble visíta es que al finál, están peór que ántes de visitárlos.

FIN

Descargár_relató

Llevándo el fuégo

Bréves nótas sóbre las funciónes del Ministério de los Territórios Lejános

Nótas jocósas escrítas por Amír (en sus inícios, sin experiéncia en éste trabájo), en su misión como única Inmortál en la náve, pára llevár el fuégo al planéta que lo había perdído.

Descargár_reláto

Hum-Hor

Mi Generál, se ha conseguído. El proyécto «Reducír» ha sído tódo un éxito, véngo a despedírme.

—Descánse Teniénte, o más bién siéntese y cuéntemelo tódo.

—Grácias señór. Después de áños de trabájo, acelerádo ahóra por ésta pandémia que atáca por iguál a humános, animáles y plántas y nos está dejándo sin aliméntos, los científicos han lográdo reducír o ampliár el tamáño de los séres vívos y ótros objétos materiáles al tamáño deseádo.

Descargár_reláto

http://www.evilfoto.eu/pagina_cuentos/cuentos107.htm

El conciérto de los extraterréstres

http://www.evilfoto.eu/pagina_cuentos/cuentos105.htm

http://www.evilfoto.eu/pagina_cuentos/1107_el_concierto_de_los_extraterrestres.pdf

La Revísta «Contos de Terror» ha publicádo éste cuénto en portugués

https://www.contosdeterror.site/2021/01/o-concerto-dos-extraterrestres-conto.html

 

El conciérto de los extraterréstres

He recibído un mensáje de únos músicos de úna galáxia cercána, están pasándo por aquí haciéndo bólos. Nos ofrécen dárnos un recitál de música típica de su planéta. Siéndo la priméra vez, lo harían grátis.

— ¿Cuándo sería?

—Como están cérca, tendría que ser en éstos días. Después no podrán, tiénen compromísos en un agujéro négro.

—Pués lo tenémos mal, estámos a tópe de conciértos…

Díles que cuando vuélvan, nos avísen, péro con más tiémpo, lo necesitámos pára preparárlo tódo bién. Especiálmente considerándo que sería el primér conciérto en la Tiérra de únos extraterréstres. Que nos infórmen: a qué frecuéncia tócan, si son visíbles, su péso, tamáño, qué cómen, y cómo podémos alojárlos. Por Diós, que envíen úna muéstra de lo que hácen pára ver si vále la péna, un vídeo, áudio, fótos, állllllgo.

—Los músicos son tódos iguáles, no impórta dónde háyan nacído, piénsan que tódos debémos estár pendiéntes de éllos. ¿Qué se créen?, ¡que por ser extraterréstres les vámos a hacér concesiónes!

* * *

El Hormiguéro

Descargár aquí PDF

Descargár aquí en ePUB o MOBI

Núnca pensé que después de un inviérno tan dúro, a la primavéra siguiénte me volvería a encontrár en ése sítio a la vez tan ráro y deseádo.

 Al finál del veráno estába paseándo por el jardín de cása. El hormiguéro de tódos los áños se encontrába en su apogéo. Éra un minúsculo agujéro, rodeádo de un pequéño volcán o montículo de tiérra, que éstos inséctos habían construído con lo excabádo de las galerías y de la comída desecháda.

  La lárga fíla índia de hormígas que entrában y salían del hóyo se perdía más allá de mi propiedád.

   Me eché al suélo pára podér observárlas mejór. La colúmna, a véces la formában úna o dos de éstas fílas, en ámbas direcciónes, dependiéndo de la dificultád del terréno.

Robándoles el álma

¿Me puéde explicár qué es tódo ésto?, me díjo el directór de la universidád extendiéndo el periódico sóbre la mésa.

«Científicos de nuéstra Universidád investígan las cáusas de la pérdida del álma, ¿Péro quiénes son los desalmádos?»

—Lo siénto Sr. directór, no pensé que lo hubiésen creído y publicádo en éstos términos tan periodísticos.

Descargár aquí

El agricultór

Téngo un muy buén amígo que es pescadór. Désde háce áños me invíta a que víva en su puéblo, mónte un negócio y así podér vérnos con más frecuéncia.

 Cuando perdí mi empléo, creí que éra el buén moménto pára rehacér mi vída y disfrutár con lo que siémpre había querído ser, agricultór.

 Cuando le comenté que había comprádo un terréno cérca del mar, y al ládo de los sítios por dónde él faenába, me díjo que me había equivocádo y que me hubiése tenído que dedicár a la pésca…

Descargár aquí.

Diário de un vírus

Unos días ántes de que se decretáse el estádo de Alárma, viéndo lo que nos esperába y con el propósito de podér dar respuésta en un futúro a los híjos (que no téngo) sóbre: «Papá, qué hicíste duránte el Coronavírus» o símplemente pára recordár (ojalá), lo que ocurrió duránte ésos días de recogimiénto, início éste diário.

Anotaré, lo que pása en mi bárrio, ciudád, país o múndo (de lo póco que véo y de lo múcho que óigo, léo o me entéro). Serán reflexiónes relacionádas a mi situación, ya que tódo a partír de ahóra será muy iguál y repetitívo.

 

Descargár aquí

Asesináto en la bibliotéca

A los asesínos se les puéde capturár o pescár.

El gríto resonó de úna manéra exageráda en la bibliotéca. Normálmente en élla nádie hábla fuérte, así es que ése alarído de horrór acalló complétamente cualquiér ótro sonído en las várias dependéncias.

Tódas las mirádas y pásos se dirigían hácia el sítio de donde tal laménto de terrór se producía.

¡Los servícios en la plánta bája!

¡Hay un muérto, hay un muérto, lo han asesinádo! Gritába úna desdicháda.

Descargár aquí

Comprár sonrísas

Al salír de viáje, el prodúcto que siémpre cómpro en el “Líbre de impuéstos” del aeropuérto, es el «Mil Sonrísas». Viéne en úna preciósa bólsa alégremente decoráda.

Si el viáje no es muy lárgo, cómpro ménos Sonrísas, ya que últimamente son muy cáras por lo escásas que son.

Siémpre las úso tódas y en algúnos viájes maravillósos, me arrepiénto de no habér comprádo más.

Cuando mi bólsa está lléna, me es muy fácil el sonreír a tódo el múndo, y me arréglan hásta las situaciónes más difíciles.

Es un prodúcto milagróso. El paquéte viéne con úna gran variedád de sonrísas, y siémpre encuéntro en la bólsa, la apropiáda pára cáda situación. Las que más me gústan son «La média sonrísa» y «El ustéd me gústa múcho». Sr. fabricánte, pónga algúnas más de éstas últimas, ¡cuánto las gásto!

Me sorprendió tánto la gran variedád que ofréce éste artículo, que llamé al que las háce y le pregunté cómo éra posíble que en su paquéte siémpre hubiése la sonrísa apropiáda. Que cómo las fabricába.

Reálmente no las fabricámos, me díjo. Símplemente las recolectámos de las persónas que, teniéndo la oportunidád de ofrecérlas, no lo hácen. ¡Qué tristéza! En cuanto a la variedád, no sábe ustéd la de buénos y variádos sentimiéntos que las persónas poséen y que múchos tiénen miédo de expresár.

Afortunádamente, ahóra hémos conseguído envasár «La jóya de la coróna». Son las mejóres sonrísas que exísten y que ahóra comenzarémos a repartír. Son las «Sonrísas Devuéltas». ¡Qué preciosidád!

Por lo que véo, ustéd ya es un expérto en sonreír, si me lo permíte le enviaré úna muéstra gratuíta de éste prodúcto, no necesitará múchas, si el sonreír ya es difícil, el devolvér la sonrísa, lo es múcho más.

                                                                           * * *

                                                                          F I N

 

 

La sécta de los tomátes de colgár

A un agricultór muy, muy ríco le habían enseñádo úna variedád de tomátes, —su frúta preferída—, llamáda «de colgár», que se mantenía comestíble y sin pudrírse duránte múcho más tiémpo que el típo de tomátes que él cultivába.

Como en el inviérno no podía disfrutár de los típicos tomátes que cáda áño plantába, ésta variedád le ilusionó tánto, que comenzó a estudiár cómo hacér que ésta hortalíza que ya de por sí se mantenía frésca más tiémpo, le duráse al ménos, hásta que los tomátes normáles diésen su producción al áño siguiénte.

Descargár aquí

La híja del Rey

Su majestád, si me lo permíte quisiéra decír únas palábras ahóra que ustéd me ha concedído el honór de podér retirárme de la función de minístro después de tréinta áños a su servício.

—Le escuchámos buén amígo.

—No he sído un gran minístro, péro he tratádo de hacér lo mejór posíble lo que ustéd ha ordenádo y yo, algúnas véces y según mi humílde parecér, he intentádo que séa lo mejór pára nuéstro puéblo.

Descargár aquí

 

El bósque de los cuéntos

Háce múchos péro múchos áños, a las afuéras de tódos los puéblos del múndo siémpre había un bósque de los cuéntos.

Éra muy fácil llegár a él, se tomába la cálle de La Ilusión y después de caminár únos quínce minútos con el corazón… ya estábas allí.

Algúnos caminántes entrában en el bósque de la manéra más naturál, por el camíno del…

Érase úna vez…

al que también llamában el de:

Háce múcho, péro múcho tiémpo…

Descargár aquí

http://www.evilfoto.eu/pagina_cuentos/1133_el_bosque_de_cuentos_tildado_1.pdf

 

Mi vída está en la cálle

Un indigénte de úna cálle cualquiéra, puéde encontár en los contenedóres de basúra cósas de lo más interesántes.

 * * *

¿El Sr. Serráno, Andrés Serráno?

   —Sí.

   —Perdóne, podría bajár un moménto.

   —Quién es ustéd, y por qué debería bajár.

   —He encontrádo un cuénto súyo en el contenedór de la basúra y quisiéra hablárle.

Descargár aquí

El biógrafo del Diáblo

Núnca pensé que un mensáje representáse pára mí un tal cámbio de vída y pára la humanidád, úna visión tan diferénte de sus creéncias.

Por ser úna persóna catalogáda en el ámbito profesionál como úno de los mejóres biógrafos y traductóres del múndo, el Diáblo me envió un Mensáje de Memória.

 

 Sr. Dúran:

 Le rogaría me informáse si puéde estár interesádo en trabajár pára mí. Si es así, desearía hablár con ustéd y explicárle personálmente mi proposición.

 Si me confírma (por éste mísmo médio) su interés por la entrevísta, pasaría a visitárlo lo ántes posíble ya que quisiéra comenzár un proyécto de inmediáto, el cual llévo múcho tiémpo meditándo y planeándo.

 Salúdos.

El Diáblo

* * *

Puéde descargárlo aquí

http://www.evilfoto.eu/pagina_cuentos/cuentos_97.htm

http://www.evilfoto.eu/pagina_cuentos/1355_el_biografo_del_diablo.pdf

 

Cómo intentár grabár un cuénto y «morír» en el inténto.

Áudio de Nára: https://goo.gl/b6jAzC

Quería aprendér ésto de grabár un áudio de un reláto y me pareció que como el cuénto de «Nára» es córto y de un téma muy universál, pués sería el ideál pára hacérlo.

¡Ay! Qué optimísta y pardíllo soy.

Me compré únos buénos auriculáres con micrófono, descargué un prográma gratuíto pára grabár… y ya estába lísto a ser el mejór locutór, de tóda la rádio mundiál.

El cuénto es córto, cínco minútos. Considerándo que los prográmas de rádio dúran úna hóra… lo mío lo haría en un plis plas.

Escójo las hóras de la nóche por su tranquilidád…

Y comiénzo a grabár.

Lláman a la puérta… luégo pása la basúra y úna ambuláncia un póco más allá. Vuélvo a comenzár.

Ciérro ventánas, lavadóra, áire acondicionádo, ventiladór… ¡péro será posíble tódo el ruído que en úna cása hay!

Recomiénzo… tódo va bién… recíbo un corréo electrónico, váya pitído que da. Vuélta a empezár.

Revíso tóda la cása… máto tres gríllos y dos mosquítos.

Créo que ahóra sí que estóy lísto… buéno cási, débo esperár 2 minútos… téngo un relój de paréd, que da las médias hóras y tódas las entéras. Dong, dong, dong…

Lísto, re-comiénzo.

Sin ventiladór, ni áire acondicionádo comiénzo a sudár… úna góta caliénte bája hásta mi naríz… se la bébe úna mósca que pasába… así, ¡qué difícil es trabajár! Súfro los sudóres del botíjo.

El sudór háce que el auriculár izquiérdo se deslicé y túmbe mis gáfas. No véo lo que téngo que leér.

Me píca la oréja y no me puédo rascár.

Qué lárgos son cínco minútos de grabación…

El cuénto comiénza tranquílo, pausádo, luégo a medída que me quédo sin salíva, paréce úna carréra de cién métros.

Al finál me ríndo… lo reconózco, cínco minútos sin hacér fállos, son múcho tiémpo y decído partírlo en cínco trózos de un minúto.

¿Álguien sábe en milisegúndos cuánto tiémpo débo parár cuando en el téxto hay un púnto, úna cóma, o un púnto y cóma?

La cósa mejóra… y el prográma, que es úna maravílla, me permíte pegárlos, cortár, borrár, pulír y créo que hásta afilár.

El que quiéra criticár mi grabación que lo hága, péro que piénse ántes en mis sufrimiéntos.

***
Áudio de Nára:
https://goo.gl/b6jAzC

La confesión

La confesión

¿Me permíte hablárle un moménto?

   La que se dirigía a mí éra úna mujér muy jóven, tal vez menór de edád, que como éra muy guápa, y considerándo que yo soy féo y póco interesánte, pués supúse que venía al bar en donde yo estába a vendér sus servícios y no por ligár.

       Yo, ya ántes de que élla comenzára a hablár, estába pensándo, en realidád repasándo, los ciéntos de manéras que téngo pára decír que no.

       Descárgelo aquí en formáto PDF, ePUB, MOBI

Una + 2

Rápido, tóma la fóto, que el sol se muéve y la bailarína se cánsa

*

No sé qué pregúnta le híce o cómo la híce, y que ni remótamente éra sóbre su vída personál, péro él, así la entendió o así quíso interpretárla.

Nos díjo que no éra un secréto y que prefería que lo supiésemos por él, y no por tercéros: Compartía úna mujér con ótro hómbre.

Pára aclarár su comentário póco cláro, le pregunté, si lo que quería decír éra que, tenía úna amánte que estába casáda o con paréja…

—No, no, un «amígo» y yo díjo él, «tenémos» a la mísma mujér, úna semána está con él y úna semána conmígo.

Descargár aquí

 

El lóbo cobárde

**EL LÓBO COBÁRDE EN ÁUDIO**

*

Espéro os gúste éste áudio de un cuénto que grabé.

*

*

Si lo queréis escríto lo podéis leer aquí

en formato PDF, ePUB y MOBI

http://www.evilfoto.eu/pagina_cuentos/cuentos_08c.htm

Es la versión actualizáda del cuénto de los tres cerdítos.

Péro con un tóque un póco informático, créo queéesto grabár audió es múcho más difícil que escribír cuéntos.

Emilio

Sigue leyendo «El lóbo cobárde»

El canálla

El canálla

  

Por cáda béso, híjo y niéto

que me díste.

Caríño, respéto y ternúra

te quité.

***

Cuántas véces téngo que decírte,

que no te quiéro.

Cuántas véces téngo que decírte,

que núnca te querré.

***

Jamás álgo de afécto

quíse dárte,

a cámbio de tus toneládas

de querér.

***

Ahóra que estóy ciégo, sórdo

e impedído,

no compréndo cómo, todavía

quiéres volvér.

***

¿Cuánto más dolór débo hacérte?

pára que entiéndas,

que a pesár de que te necesíto

núnca te amaré.

***

Áunque las núbes láven mis ójos,

las abéjas retíren la céra de mis oréjas,

y un cabállo me lléve siémpre.

Ni te quiéro, ni te quíse, ni te querré.

***

Péro ahóra te necesíto,

quédate.

A pesár de no deseárte

te aceptaré.

 * * *

 

Si deséa descargárlo en formáto electrónico, púlse aquí.

América Vírgen, la epopéya americána

Después de dos áños de revisiónes, mejóras, añadídos y algúna cósa retiráda. Os presénto úna versión muy mejoráda de ésta epopéya americána.

Ésta novéla es el reláto de la epopéya de los priméros pobladóres de América, los que atravesándo el estrécho de Béring, llegáron a éste continénte.

Como tódas las epopéyas, ésta tiéne, lárgos viájes, la participación de dióses, de los eleméntos y de animáles mitológicos. Y por supuésto el eleménto humáno y úna história de amór.

La puéde descargár en formáto PDF, epub y MOBI

Descargár aquí

De América no se sále

Señór:

Se han detectádo dos bótes acercándose a la línea límite. Hémos realizádo los procedimiéntos de adverténcia habituáles pára que no continuásen, péro síguen su márcha.

   —¿Hay pruébas de que se han enterádo de los avísos?

   —Sí Señór, tres véces han parádo únos minútos pára leér y escuchár los avísos péro han continuádo. Estámos esperándo sus órdenes.

—Bién, en un instánte estaré en la sála de mándos.

* * *

Descargár aquí

Autobiografía del primér Diós americáno reálmente autóctono

Me cuéntan mis adorábles fiéles y mis fíles adoradóres, que ántes de yo nacér…

…los priméros pobladóres que se adentráron en América, que descubriéron éste enórme continénte, béllo y deshabitádo, y a quienes se les había encargádo úna lárga peregrinación: recorrér tódo el continénte pára conocérlo y amárlo péro con la obligación de conservár su unidád e igualdád, tódo ésto a cámbio de ser duéños de tódas ésas tiérras hásta el finál de los tiémpos, prónto viéron que la misión no íba a ser tan fácil como habían pensádo.

Descargár aquí

http://www.evilfoto.eu/pagina_cuentos\1302_el_primer_dios_en_america.pdf

 

La vengánza

Un día, mi pádre descubrió que un árbol frutál que tenía plantádo en el huérto de su cása, le dába frútos de mayór tamáño y dulzúra que árboles similáres.

Se sorprendió al ver que además de ésta característica, coincidía con que la piél y cárne del frúto cáda áño se íba haciéndo más trasparénte como si de «úna frúta de vídrio o cristál» se tratáse. Tódo éra cristalíno, sálvo el céntro de la frúta, sus semíllas que seguían conservándo su colór négro oscúro le dában un encánto especial.

La vengánza con buéna frúta, sábe mejór, se sírva fría o caliénte.

Descargár aquí.

 

La Tiérra decimál

Me  desperté con el cláro convencimiénto de que lo que se había preparádo duránte ciéntos de áños estába ocurriéndo, al finál lo habían lográdo

La Tiérra estába acelerándo su velocidád.

El día tendría 10 hóras y el áño 100 días, ni más ni ménos.

Si los precísos relójes actuáles indicában álguna anomalía horária, se aceleraría o se disminuiría la velocidád de La Tiérra, no se tocarían los relójes, és más fácil cambiár úna sóla cósa áunque séa muy gránde que siéte mil millónes de pequéños.
* * *

Me levanté, cogí el «Nuévo Relój X» y «El Nuévo Calendário C» que mi bánco me había dádo áños atrás pára cuando ése moménto llegáse y me fuí a trabajár.
* * *
F I N

http://www.evilfoto.eu/pagina_cuentos/cuentos_18b.htm

El hómbre sin sómbra

El hómbre sin sómbra

 Perdóne, no sé si se ha dádo cuénta, péro ustéd no tiéne… cómo lo diría, sómbra.

Al fin me han descubiérto, qué póco observadóras son las persónas, lo que han tardádo en vérlo. La verdád es que a pesár de intentár ocultárlo, cáda vez he sído más descuidádo.

He dejádo de tomár precauciónes y tánto va el cántaro a la fuénte que al finál se rómpe.

Descargár aquí

El carnicéro

Mi_Nombre_2019_08_22_IMG_7286_1600

El carnicéro

 Háce tiémpo me preguntáste, ¿cómo deseába ser enterráda:

en el cementério, incineráda o en ése precióso montículo cérca de cása?

Mi muérte se aproxíma ya lo sé, y lo téngo tódo planeádo. Acércate, escúcha y obedéce.

¿Sabéis que por fin éste puéblo tan pequéño, va a tenér úna carnicería? Ya no tendrémos que desplazárnos a Altaparríllo de Arríba pára comprár cárne, qué alegría. Pasábamos por delánte de ése locál hásta ahóra vacío que hay en la pláza y preguntámos a los que allí estában trabajándo. Nos lo confirmó el própio carnicéro que en ése moménto se encontába allí, qué simpático y jóven es.

* * *

Descargár aquí

Fótos de viájes

Estába en las Íslas Galápagos y como siémpre, disparándo mi cámara como si de úna ametralladóra se tratáse. Un señór de étnia Japonésa péro de Nuéva Zelánda se aproximó y me preguntó si tódas ésas fótos que yo tomába se podrían ver en algúna párte.

Miéntras pensába la respuésta, estába pensándo en la pregúnta que después yo me haría a mí mísmo. Múlti taréa del pensamiénto.

Le díje que NO, que las fótos las usába pára mis cuéntos y pára úso personál y que no me dedicába profesionálmente a la fotografía. Me dió las grácias y estuvímos charlándo un ráto más e intercambiámos las direcciónes de corréo electrónicos (có-e).

Recuérdo que los japonéses evítan múcho el NO, pára no ofendér. Espéro habér compensádo mi mála educación al enviárle el enláce, a lo que su comentário me había animádo.

La pregúnta que yo me híce después, fué que por qué motívo yo póngo tódo lo que escríbo en mi página Web, pára el que quiéra descargárlo sin cárgo algúno y no mis fótos.

Como no encontré ningún motívo, me animé a hacérlo. Y así he comenzádo a ponér únas pócas fótos (de promédio únas 12 por viáje) que séan las más representatívas y con la esperánza de que además gústen.

Cuando éntre en mi página Web, podrá desplazárse a los diferéntes viájes úsando el +Fótos o ir diréctamente a éllos con el *Listádo Fótos*

                     <+Fótos        Listádo fótos           +Fótos>

Ver fótos de viájes aquí

 

Recétas noveládas

Podémos accedér a millónes de recétas en Internét.

Péro aquí os póngo únas cuantas que yo hágo, en la mayoría de los cásos éxplico de dónde viénen y qué tiénen de especiál. Y hásta a véces las novélo pára hacérlas más interesántes.

Son recétas un póco fuéra de «nuéstro» común, algúnas que he aprendído al hacér  viájes.

Póngo por supuésto los ingrediéntes, sus cantidádes y explíco pequéños trúcos pára que sálgan bién.

Descargár recétas aquí

Siéte pístas pára sabér si úna religión o úna divinidád es verdadéra

Siéte pístas, indícios, señáles o sígnos pára sabér si un ser es reálmente un diós o úna religión es en verdád divína.

-Ensáyo-

Éste ensáyo no tráta de probár que su creéncia religiósa, úna de las tántas que exísten en la actualidád séa fálsa, no, lo que inténta es demostrár que lo que ustéd con tánta fe crée, es lo verdadéro, cósa que ya sabía de antemáno.

Descargár ensáyo aquí

50 % Aprendér a vivír con la mitád

Considerándo que más de la mitád de éste múndo tiéne múcho ménos que nosótros y que éste planéta no créce a medída que hay más génte, ni descubrímos nuévos continéntes a donde enviár la población que sóbre, ni lluéve el dóble si se úsa el dóble de água, o las persónas úsan la mitád del água cuando lluéve la mitád, ni las persónas nos reducímos de tamáño pára comér ménos cuando escaséa la comída.

Pués deberémos comenzár a pensár que en lugár de crecér, deberémos menguár.

Descargár ensáyo aquí

El visionádo de huévos o «El império de las hormígas»:

El visionádo de huévos  o «El império de las hormígas»:

Ciéncia Ficción:

Es curióso que únos animáles que son muy sociábles, colaboratívos, muy inteligéntes y apareciéron múchos millónes de áños ántes que los humános, no lográran incrementár ése nivél de inteligéncia y así dominár el múndo.

Se explíca aquí, cómo al final, sí que lógran desplazár al hómbre y se apodéran de éste múndo.

La explicación proviniéndo de las mísmas hormígas y a nuéstro mísmo nível, puéde ser interesánte.

Descargár aquí

Nára y la flor de dos colóres (con enláces). El cuénto de núnca acabár

Nára es un cuénto que SÓLO tiéne dos o tres páginas, péro si se ábren los enláces también escrítos por mí, péro que NO se encuéntran en el cuénto, síno en el servidór, la história ya tiéne más de 100 páginas.

Dependiéndo de cuáles enláces se deséen leér (o séa los que nos parézcan más interesántes) la lectúra se alárga, ya que éstos enláces puéden tenér más sub-enláces y creciéndo. De esta manéra tenémos úna mayór flexibilidád en lo que leémos que la que nos da el autór (en este cáso yo), ya que podémos leérlos en el órden que querámos y los que querámos. Y como sígo añadiéndo cósas que me van gustándo éste cuénto será él «Cuentó de núnca acabár»

Nóta: Pára podér ver bién tódos los enláces, lo mejór es usár un ordenadór, los teléfonos, o lectóres electrónicos, a véces no muéstras los enláces corréctamente.

Descargár PDF

Ir a descargár en página Web

Espéro os gúste la idéa.

La mejór propína

¿Ya está? me díjo el camaréro miéntras me traía el cámbio de la cuénta. No entendiéndo la pregúnta, y habiéndo interrumpído la agradáble chárla con mi compañéro de mésa, le respondí.

—Perdóne… ya está ¿el qué?

—No sé si entendí bién péro ustéd díjo al pedír la cuénta, que ya estába bién. Miré el cámbio, tréinta y siéte éuros con cincuénta céntimos… y vi, lo mísmo que él supúso que la propína hubiése sído exageráda.

Descargár aquí

Las «Estrellítas» de Tortósa

Hóla:

En mi puéblo: Tortósa (Tarragóna), exíste úna Ermíta «Ermíta de Mig Camí», en donde por sus alrededóres se encuéntran únos fósiles en fórma de preciósas estréllas.

Éstas Estrellítas, así llamádas por los lugaréños, se encuéntran tódo el áño, péro se ven más después de días de llúvia, y por costúmbre es el Lúnes de Páscua y Juéves Lardéro «dijous llarder«, cuando tódos van a hacér la romería y a buscárlas.

Se me ocurrió el escribír sóbre éste téma ya que por desgrácia ésta costúmbre tan arraigáda se está perdiéndo.

Como necesitába hacér fótos pára completár el artículo, y el hacérlas sóbre el terréno no éra muy fácil, recogí un póco de tiérra y algúnas de las estrellítas pára ya cómodamente y en cása, realizár las fótos.

Púse en el artículo fótos de tiérra con estrellítas por si queréis buscárlas en las fótos… péro…

Pára mi sorprésa vi que en la tiérra que había cogído, ya habían estrellítas, así es que se me ocurrió: pára promocionár ésta costúmbre, que sería úna buéna idéa el obsequiár a amígos y forastéros que no conócen éste téma, con únas bolsítas que conténgan ésta tiérra con algúna estrellíta pára buscárlas cómodamente en cása, los días de llúvia.

Os póngo el enláce a éste reláto y espéro que os gúste.

http://www.evilfoto.eu/pagina_cuentos/cuentos_48.htm

 

 

 

 

Mi derécho a exponér… fótos.

Puésto así, lo mísmo que la libertád, tódos tenémos derécho a exponér.

Péro no hay dúda que éste derécho se tópa con el derécho de los demás, no a exponér, que también lo tiénen, síno a tenér que aguantár tu exposición…

Ésta discusión no exíste cuando se es un buén fotógrafo y el exponérlas es un gústo pára el que lo háce y un placér pára el que las ve ya que entónces tenémos el mejór de los dos múndos.

¿Péro qué pása cuando se es un fotógrafo mediócre o peór? También tenémos nuéstro corazoncíto.

¿Nos podémos negár, aúnque séa úna vez en la vída a exponér nuéstras «óbras maéstras»?, ¿a tenér un instánte de esplendór?

Descargár aquí

La cárta que a álguien leí

Salí de mi vagón en la estación de Páddington en Lóndres. La génte al salír formába al desplazárse por el andén ótro tren paralélo. Yo debía ser de los priméros de ésta enórme fíla ya que un hómbre se púso delánte de mí deteniéndome en séco y sin mirárme me extendió úna cárta.

Le miré, éra viéjo y un poquíto más bájo que yo y no me mirába.

Descargár aquí

El Império Tortosíno y la dróga que lo hízo posíble

Es dígno de anotár que el início de un Império séa el de un artículo publicádo sóbre úna supuésta dróga que exíste en Tortósa.

Más curióso es que se úse ésta dróga pára financiárlo,  pára lográr su procéso de independéncia, y la ampliación territoriál (como en tódo Império).

Y más sorprendénte es cómo se lléga al finál de éste Império.

Y tal vez no debería sorprendérnos si sabémos lo poderóso que es «Don dinéro»

Descargárlo aquí

 

 

 

 

El diáblo y la Navidád

Un día, el Diáblo salió a paseár y meditándo sóbre un probléma que tenía no se dió cuénta de que se había alejádo múcho de su cása, el infiérno, y que ése día éra el más frío de tódo el inviérno.

Al ver la treménda neváda que lo estába sepultándo y que hásta ahóra no había notádo, comprendió el gráve errór que había hécho, al habérse ído tan léjos del calór de su infiérno. Péro ya éra demasiádo tárde.

Descargár aquí